Textos de Antonio Bonet

EL C.I.A.M. Y LA ESTANCIA EN PARÍS 


Antonio Bonet


Yo trabajaba como estudiante en el estudio de Sert y Torres Clavé desde 1932. Fui presentado a Sert por el escritor Guillermo Diaz Plaja, amigo común de ambos. Con Sert y Torres Clavé fundamos MIDV A (MOOBLES 1 DECORACIO PER LA VIVENDA ACTUAL).

En el verano de 1933 se celebró el Congreso Internacional de Arquitectura Moderna. (CIAM).

Este congreso se celebró a bordo del buque PA TRIS II, en las rutas de Marsella-Atenas y Atenas-Marsella. La estancia en Grecia fue dedicada algunas conferencias y visitas culturales por el país.

Durante este período propuse a Le Corbusier trasladarme a su estudio cuando terminase mis estudios, hecho que aconteció tres años después.

El primer período en el estudio de Le Corbusier fué muy corto. Después llegó a París José Luis Sert a quién se le encargó, junto con Lacasa, el Pabellón Español para la Exposición Internacional de París de 1937. En este Pabellón yo participé muy intensamente como arquitecto colaborador.

Al terminar el Pabellón volví al estudio de Le Corbusier, donde conocí a dos jóvenes arquitectos argentinos, Jorge Ferrari Hardoy y Juaniito Kurchan, quienes poco a poco me convencieron de trasladarme a la Argentina.

En aquel momento ya desde Barcelona, yo había sentido intensamente la influencia del surrealismo en la pintura, influencia que fuí trasladando a la arquitectura. Esto trascendió en alguna de las charlas con Le Corbusier y a él le interesó mucho. En aquel momento él había terminado un primer anteproyecto de la casa Jaoul.

Me planteó que hiciera un segundo proyecto, incorporando a la arquitectura racionalista, la libertad creadora propia del movimiento surrealista. Realicé mi anteproyecto muy revolucionario al que Le Corbusier no se opuso.

Posteriormente y para la Exposición Internacional que se celebró en Lieja, Le Corbusier preparaba el proyecto de Francia. Acto seguido me encargó que hiciese, con la misma libertad que la mansión Jaoul, un anteproyecto para la mencionada exposición.

Este proyecto, no tan solo le gustó mucho a Le Corbusier, sino que además sirvió de base al proyecto definitivo en el que trabajó Pierre Jeanneret especialmente en la composición general de la gran estructura que creaba a su vez una iluminación cenital perfecta.


Antonio Bonet






















Entrevista a Antonio Bonet,1965,sobre BARCELONA


MANO A MANO
Manuel del Arco
ANTONIO BONET
Periódico La Vanguardia
Domingo,24 de Octubre de 1965

El arquitecto Antonio Bonet ha disertado sobre un edificio construido por él, que auna como posible inició de una transformación del Ensanche de Barcelona. Vuelve a considerar el porche, como elemento fundamental urbanístico, y suprime los patios de luz, resolviendo los huecos mediante la construcción de bloques paralelos.
—¿Qué atiende usted más, el individuo en el hogar o el ciudadano en la urbe? —
Tal como usted ha planteado la cuestión, está ya implícita la respuesta, porque tanto en la actividad arquitectónica como en la urbanística el protagonista decisivo es el hombre y por consiguiente, todos los recursos constructivos, plásticos, etcétera, son simples medios para llegar al fin, que es el hombre, tanto colocado en su casa como en la calle; especialmente en un país, como el nuestro, en que el clima hace posible que la calle y la plaza sean, en cierto modo, la sala de estar de muchos ciudadanos.
—¿Y qué resuelve usted con un edificio aislado en esta anárquica urbe? —
Realmente con un solo edificio no se resuelve nada: pero ¡a ciudad está constituida por una serie de ellos y cada uno de los cuales puede contribuir a mejorarla, o a empeorarla. Yo, como urbanista, sé que nada más la planificación de grandes zonas pueden resolver la vida del hombre actual. Claro es que nos encontramos n una ciudad que estuvo bien planificada y ha sido mal realizada.
—Dejemos el plan Cerda y su mala interpretación; ya no hay nada que hacer sobre él. ¿Es usted partidario de derribar o de extender la ciudad? —
Antes de extender la ciudad deben agotarse las posibilidades de completarla. Barcelona, dentro de su ámbito actual, puede dar mucho de sí, ya que tiene zonas urbanísticas desprestigiadas como, por ejemplo, el cono de sombra que ha proyectado la ciudadela hacia el Besos y que está limitado por el mar y la avenida Meridiana.
—¿Qué haría usted ahí? —
Esta zona es muy grande y no he pensado qué haría en toda ella, pero sí en un sector de la misma, que es el comprendido entre el puerto, el mar, el Besos y una paralela al mar, aproximadamente a quinientos metros del mismo.
-¿Es lo que se llama el Proyecto de la Ribera? I —
Efectivamente; este plan, que está en plena elaboración, puede dar a Barcelona uno de los mejores barrios de Europa, sin extender ¡a ciudad.
—¿Extensión del plan? —
Aproximadamente, cuatrocientas hectáreas.
—¿Viviendas por construir? —
Aproximadamente, cuarenta mil.
—Seamos optimistas, ¿presupuesto? —
Casi infinito.
—¿Pían utópico? —
Aunque lo parezca, estoy seguro que se va a realizar.
—¿Obstáculos? —
Aparentemente, muchísimos; en la realidad, todos son facilidades. Vea la maqueta. La veo. Tropiezo con la Maquinista Terrestre, con la Estación de Francia y, por consiguiente, con la R.E,N.F.E.; con la Catalana de Gas, etcétera. Todo esto instalado en esa enorme extensión.
Y pregunto: —¿Quién tiene fuerza para desalojar todo esto? —
Las grandes industrias, que hasta ahora han constituido una barrera entre el mar y Barcelona, se convierten hoy en nuestros apoyos más firmes para lograr lo contrario. Én cuanto a la R.E.N.F.E., que es clave para que este proyecto sea una realidad, le aseguro a usted que está dispuesta a darnos todo su apoyo. Aparte de esto, estoy seguro, también, que todo Barcelona ayudará.
—Hágase ilusiones, ¿cree que usted lo verá? —
Desde luego lo que ha hecho la generación de postguerra en la parte alta de la Diagonal, para entendernos. Zona Turó Park, que no nos honra especialmente, puede hacerlo la próxima generación sobre el mar de Barcelona.
—¿El tópico de que Barcelona estaba a espaldas del mar, pretende convertirse en todo lo contrario? —
Barcelona estuvo frente al mar durante toda su historia, hasta el siglo XIX: el tópico de que Barcelona está de espaldas al mar, pertenece solamente a la Barcelona de hoy, que es la nuestra.Pero la ciudad debe volver a su tradición, asomándose de nuevo al Mediterráneo, idea a la que está dirigido el Plan de La Ribera, incluso otro que está en proyecto de convertir la falda de la montaña de Montjiuch, hoy en día abandonada y peligrosa, por desprendimientos, en un barrio que sea un verdadero balcón sobre el puerto y el mar; este plan tiene, además, la virtud de levantar a los barceloneses del llano, del cual parece, no puedan salir. Barcelona es una ciudad privilegiada con el mar y la montaña, y sus dos millones de habitantes viven ajenos a los dos.
—¿Qué capacidad de viviendas permite Montjuích?
—Quede claro que toda la montaña que se ve desde la ciudad seguirá como zona verde en el plan y tan solo la parle que da al mar y que no se ve desde la ciudad, ni se usa como espacio verde, sería utilizado para viviendas, de jardines escalonados, que caben aproximadamente cuatro mil.
—¿Quién impide hacer esto? —
Hasta ahora, nadie ni nada, puesto que el proyecto acaba de ser presentado al Ayuntamiento. —¿Esto es cuánto se puede hacer ahora? —
Tanto el proyecto de Montjuich como el Plan de la Ribera son tan grandes que parecería escapasen a la capacidad de la iniciativa privada. Aunque Barcelona es una ciudad donde la iniciativa privada ha sido su motor decisivo y permanente, los dos proyectos citados necesitarán, si no el apoyo económico, por lo menos el entusiasmo de las autoridades. En cuanto a lo que se puede hacer, aparte de estos planes, entiendo que quedan otras zonas de la ciudad en las quo se puede trabajar sin extender la misma. Barcelona, con sus dos millones de habitantes, está llegando al punto crucial, en el que corre el peligro de convertirse en una ciudad deshumanizada, como son, en general, las americanas, que son fruto de la especulación, más que de una planificación basada en la escala de quien debe ser su protagonista, o sea, el ciudadano.
Por allá, éste queda perdido.....


Manuel Del Arco




Reflexiones de Antonio Bonet sobre la arquitectura




"Los elementos arquitectónicos que formarán la nueva ciudad estarán formados por una serie, poco numerosa, de estructuras sistematizadas. Esas estructuras, podrán llegar al máximo de su perfección estética, técnica y económica, ya que además de estar colocadas en terrenos libres, su estudio debe estar basado en el perfeccionamiento progresivo de los mismos tipos, tal cual se ha hecho en las grandes arquitecturas del pasado. Dentro de esas estructuras, que serán la expresión del esfuerzo del hombre social, para lograr el orden y la armonía de su época, se conseguirá una libertad jamas alcanzada para el desarrollo de la vida del hombre como individuo, y la de sus instituciones.

Es bien cierto que estamos aun lejos de esa etapa, Pero no cabe duda de que una vez demostrado que los edificios modernos pueden desarrollarse en estructuras simples, cada vez más parecidas entre sí, se hará potente la importancia de este sistema. Esos edificios serán utilizados y acondicionados para los mas diversos usos, sin envejecer con ello, a pesar de que deberán funcionar en una época cuyos programas sociales, industriales, etc., están en permanente evolución. Voy a terminar con la confesión de mi convencimiento de que agrupar los programas para la unificación de las estructuras, es algo enormemente difícil, pero no hay duda alguna de que es el camino que nos llevará a las verdaderas formas arquitectónicas de nuestra época. en las que se desarrollarán libremente los diversos programas sociales, culturales higiénicos, etc., que deben formar la estructura de la nueva sociedad.

La Gallarda,1947,Punta del Este, Uruguay
Casa de Rafael Alberti y Mª Teresa León

No hay comentarios: